Los jets privados están dando de qué hablar y es que para el 2017 tendremos la más alta tecnología, el lujo y la diversión todo en un solo lugar.

El futuro ya está aquí y no cabe duda que el 2016 se terminará en un abrir y cerrar de ojos. Es por esto que las tendencias de los jets privados del 2017 comienzan a escucharse por todos lados y podemos conocer lo que nos depara el año  que entra en términos de lujo y tecnología.

Todo parece indicar que para el 2017 lo más trend va enfocado en los diseños deportivos, pero a la vez ejecutivos,  de los jets. Entre ellos podemos reconocer nombres como el Gulfstream o Bombardier, que mientras cumplen a la perfección con aspectos como el confort y la seguridad, le dan al pasajero una sensación de estar ante la versión deportiva de la aeronáutica, algo así como el Ferrari de los aviones: cabinas amplias y velocidades impresionantes, mientras que la tecnología táctil en áreas comunes y en la cabina del piloto, cumple con el objetivo de ofrecer  la mejor experiencia de viaje.

Dentro de la misma gama de los Gulfstream, podemos encontrar los diseños planeados para años posteriores, con los acabados de caoba en interiores, asientos de piel y terminados en acero inoxidable que le dan un aspecto minimalista chic. Otra de las tendencias de diseño que se unen es la disminución del ruido de los motores y turbinas, para proporcionarle a los pasajeros el descanso que necesitan durante los largos viajes de trabajo.

El entretenimiento en los jets privados

Por si el lujo y la comodidad fueran poco, también se está buscando darle un enfoque prioritario a las áreas de entretenimiento y ocio, para que durante los viajes el pasajero pueda disfrutar el tiempo de vuelo en otras actividades más allá del trabajo. Entre ellas, se encuentran salas de cine, áreas de masaje, las cocinas más equipadas, los bares más completos, jacuzzi, entre otras impresionantes amenidades.

No cabe duda que seguiremos escuchando de los avances tecnológicos y de diseño de los jets privados que buscan darle el plus al viajero haciendo de sus vuelos privados un momento cómodo pero divertido a la vez.