Los smart watches o relojes inteligentes están adquiriendo tanta popularidad que algunos ya han preferido cambiar su costoso reloj por uno de estos modelos. Ambos comparten la función principal que es dar la hora, pero fuera de eso son productos con grandes diferencias que nos llevan a preguntarnos ¿cuál es mejor?

Los relojes mecánicos de lujo han estado en el mercado por más de un siglo y se han posicionado con una reputación indiscutible de prestigio y sofisticación. Más allá de ser un accesorio para dar la hora, estos relojes se han convertido en un símbolo de poder y elegancia capaz de durar para toda la vida e incluso pasar por varias generaciones. Siendo honestos, nadie compra un reloj de varios miles de pesos sólo para ver la hora, sino por la que quizá sea la función más importante: utilizarlo como un accesorio de moda y adquirir prestigio. No está mal, al contrario, puede ser la característica que mantenga a los relojes mecánicos vigentes a pesar de la tecnología avanzada de su competencia.

Los relojes inteligentes, por su parte, han sido creados (al menos en la mayoría de los casos hasta ahora) para ser más funcionales que bonitos. Hay que aceptar que recibir mensajes, correos y llamadas en un reloj es una maravilla, sin contar el resto de sus funciones como el monitoreo de salud y actividad física que muchos incluyen. Sin embargo, estos dispositivos funcionan y giran en torno a la tecnología que cambia y evoluciona constantemente, aunque esto los hace cada vez mejores, implica que un smart watch puede volverse obsoleto en solo unos años, lo que implica una renovación constante independientemente de su estado.

La diferencia parece ser muy simple y no tan evidente pero radica en el usuario y sus objetivos. A pesar de la funcionalidad de un smartwatch habrá quien prefiera lucir su reloj de lujo que, al contrario que el reloj inteligente, acumula valor con el tiempo pudiendo representar una mejor inversión. Además, siendo sinceros, la mayoría de las personas puede aspirar a un smart watch en algún momento, pero son muy pocos los que pueden aspirar y conseguir un reloj de lujo.

Algunas marcas como Apple han entendido desde el principio lo que utilizar un reloj significa para muchas personas, pues es algo que va más allá de la parte utilitaria. Es por eso que la compañía ha incluido versiones de su Apple Watch que van dirigidas totalmente al segmento del lujo y los fashionistas, aliándose incluso con marcas establecidas en el área de estilo de vida de lujo tales como Hermès. Aún así, muchos opinan que un smartwatch, por más costoso que sea, jamás tendrá las cualidades de una auténtica pieza de la calidad de Tag Heuer o Rolex, por mencionar algunos.