Si viajas constantemente por cuestiones de trabajo es probable que la comida sea uno de los inconvenientes más grandes a los que te enfrentas. Comer bien, saludable y dentro del presupuesto puede ser muy difícil, especialmente cuando la comida rápida es mucho más accesible durante los viajes.

Aunque puedes encontrar un restaurante, grande o pequeño, en prácticamente cualquier parte no siempre encontrarás opciones saludables. Y cuando gran parte de tu viaje la pasas conduciendo en coche o volando en un avión o jet ejecutivo las opciones son aún más limitadas y te ves obligado a improvisar. Aquí algunos tips para que improvises sin caer en la comida chatarra.

Visita el súper
No está dentro de nuestros hábitos ir al supermercado cuando salimos de viaje, pero hacerlo y comprar como lo harías en casa, cosas saludables y no chatarra, te ayudará a no descuidar tu alimentación. Aunque suelen ser porciones más grandes que quizá no consumas por completo, puede ser más barato y puedes tener el control enteramente de lo que comes, especialmente útil si estarás en un hotel.

Si al final hay sobras, que seguramente las habrá, no tienes que desperdiciarlas, siempre puedes encontrar alguien a quien donar la comida para no desperdiciarla.

La comida rápida puede ser saludable
Actualmente la mayoría de las cadenas de comida rápida incluyen en su menú al menos un par de opciones saludables, así que toparte con un restaurante de comida rápida no es pretexto para no comer saludable.

Lleva una “comida de emergencia”
Antes te hemos recomendado que lleves snacks cuando sales de viajes, algunos de ellos se pueden llevar fácilmente en tu mochila o maletín para tenerlos a la mano, como las nueces y los frutos secos. Pero a veces más que un snack podrías necesitar una “comida de emergencia”, con esto nos referimos a llevar una combinación de alimentos que juntos te aporten los nutrientes y la energía de una comida comida completa.

Pide recomendaciones
Fuera del hotel y del aeropuerto puedes encontrar mejores opciones para comer, pide a las personas del lugar que te den recomendaciones. Algunos lugares a pesar de ser muy buenos no los encontrarás en Google o no lucen tan atractivos ahí. A veces incluso vale la pena caminar un poco o desviarte de tu camino para encontrar esos lugares y tener una comida satisfactoria.

Hay tentaciones por todas partes, las comidas menos saludables serán las que estén más a tu alcance. Sin embargo, debes tener fuerza de voluntad para evitar descuidar tu alimentación mientras te encuentras haciendo viajes.