Podría parecer increíble que en la industria de la aviación los vuelos sean habitualmente sean alcanzados por rayos y aún así no afecte su curso, funcionamiento de la nave, y que incluso los pasajeros no se percatan de ello. Conoce cómo los aviones se encuentran protegidos de rayos y relámpagos al volar.
En Aerosafín nos importa que nuestros pasajeros se sientan totalmente seguros, por ello es nos parece interesante presentar en esta ocasión lo que sucede cuando un rayo alcanza a un avión y de qué manera estos se mantienen protegidos ante los fenómenos de la naturaleza.

¿Qué sucede con un avión al ser alcanzado por un rayo?

Un avión que es alcanzado por un rayo suele ser una situación cotidiana,y no representa un peligro importante, por lo que es completamente normal y seguro continuar volar de esta manera, sobretodo durante tormentas.
Aunque por supuesto que en la aviación los pilotos buscan evitar tormentas, en algunos casos estas no presentan riesgos y se puede volar a través de ella sin ningún problema. En el caso que un rayo impactara el avión, este se mantendría ileso y podría mantener su curso sin ningún problema, gracias a las diversas pruebas y normativas a los que son sujetos para poder operar.

¿Cual es el efecto de un rayo al alcanzar un avión?

Gracias al diseño que la industria de aviación a seguido por décadas, los efectos de un rayo sobre prácticamente cualquier son nulos o escasos, aunque de presentarse la ocasión de igual manera la nave al aterrizar siempre será inspeccionada por cuestiones de seguridad.

Pero, ¿cómo se mantienen protegidos?

La cubierta de los aviones funciona como repelente hacia fuerzas como el rayo y están construidos para prevenir cualquier exposición o daño interno. La forma que la industria de la aviación utiliza protegerse de rayos y relámpagos se basa en la famosa Jaula de Faraday, que explicando de manera breve se basa en una caja metálica que al ser sometida a un campo electromagnético como lo son los rayos y los relámpagos, las cargas del metal se reorganizan para hacer que el campo eléctrico sea desviado y el cuerpo del avión no se vea perjudicado por el impacto del rayo.

Aviación privada, misma seguridad con más confort

De esta manera es como los aviones pueden realizar vuelos y atravesar por tormentas sin preocuparse por los impactos de los relámpagos. Aún así, deben estar siempre bajo constante supervisión y mantenimiento para cubrir los daños que puedan presentar. En la aviación privada se cuenta con la misma protección aunque con más confort y en Aerosafín contamos con una interesante variedad de aeronaves para escoger.